Home
Contacto

Inseguridad Vial

Un remisero atropelló a dos chicos y al escapar arrolló a otro

Quilmes. Tienen 14 años y salían de una fiesta de cumpleaños. Dos de ellos están internados en grave estado. El remisero se entregó en la comisaría horas después.

Marcela, la madre de Bruno, una de las víctimas, confirmó esta mañana que era reservado el estado de salud de su hijo Bruno y de Kevin, otro de los heridos, ambos con fracturas, mientras que el restante sufrió lesiones leves.

23/06/14

Primero atropelló a dos chicos de 14 años y luego, cuando quiso escapar arrolló a otro. El saldo: tres adolescentes heridos, dos de ellos de gravedad. El caso se conoció hoy pero ocurrió el domingo por la madrugada, cuando los chicos salían de una fiesta de cumpleaños en Quilmes y circulaban en una moto. Y por el caso quedó "aprehendido" el conductor de un Renault 9, remisero de la zona, quien se presentó en la comisaria de Ezpeleta horas después de protagonizar el accidente.

Marcela, la madre de Bruno, una de las víctimas, confirmó esta mañana que era reservado el estado de salud de su hijo y de Kevin, otro de los heridos, ambos con fracturas, mientras que el restante sufrió lesiones leves. "Al primero que embistió fue a Kevin, que lo tiró contra un árbol. Al otro nene, que estaba parado al lado de la moto, también lo agarró. El chico quedó boca abajo, parecía que estaba muerto, entonces mi hijo quiere auxiliarlo. El remisero pega un volantazo para escapar y ahí lo agarra a mi hijo", contó, en la puerta del Hospital Isidoro Iriarte, de Quilmes. El accidente ocurrió cerca de la 1:30 de la madrugada del domingo, en la esquina de Colombia y Concepción, de Ezpeleta, en el partido de Quilmes.

En tanto la mamá de Kevin contó mas detalles del accidente: "El remisero se llama Alejandro, es amigo de mi marido, que también fue remisero. Venía conduciendo a alta velocidad, sin luces y hablando por radio o por celular.  Entiendo que por el susto, escondió el auto. Alejandro es un hombre tranquilo, lo conocemos muy bien y ahora no es momento de juzgar a nadie", dijo la mujer.

Agradeció la atención que estaba recibiendo su hijo en el hospital, pero reclamó que lo trasladen, porque comparte la sala con "un montón de bebés". Contó que Kevin le había sacado su moto y que estaba parado sobre el cordón cuando el Renault 9 lo atropelló. El chico tiene "cortes en la cabeza, un ojo complicado, una línea de sangre en el cerebro y una pierna fracturada".

En tanto la mamá de Bruno contó a los medios que los adolescentes se encuentran internados en una sala común ya que en la terapia intensiva del hospital, donde están desde la madrugada del domingo, no hay lugar. Además, se quejó de que una ambulancia está detenida en la puerta del establecimiento y no se puede usar para trasladar a los heridos porque "no tiene chofer". Además denunció que el tomógrafo no funciona y que a Bruno le robaron las zapatillas en el shock room.

También indicó que fueron a denunciar lo ocurrido a la policía de la zona y le indicaron que "ellos no podían hacer nada", por lo que le sugirieron que fuera "a la fiscalía, que ellos son los encargados de las investigaciones".

El director del hospital Iriarte, Gustavo Wahnschaffe, señaló que los dos adolescentes "ingresaron en la madrugada del domingo, con politraumatismos y traumatismos de cráneo".

"Se les realizaron tomografías e interconsulta con neurocirugía", explicó y agregó que no se trata de pacientes que ellos consideren "neuroquirúrgicos" ya que no necesitan asistencia mecánica para respirar, por lo que están internados en la sala de pediatría. El médico afirmó que el hospital se encuentra en condiciones de asistir correctamente a los dos adolescentes por el momento, aunque indicó que "si se requiere una complejidad mayor, como una neurocirugía, o una terapia pediátrica, no".

En tanto Juan Carlos Fiorini, dueño de la remisería J y D (donde trabaja el conductor que protagonizó el accidente), contó que cuando se enteró de lo que había sucedido fue a buscar al remisero a su casa: “Todavía estaba en shock, me contó que se había asustado, tenía miedo de bajar del auto y que lo mataran o le pegaran. Me dijo que la moto se lo llevó por delante”, contó.

Relató que “el auto estaba en la casa de Alejandro, yo lo puse en marcha y lo llevé a la comisaria. Le dije que tenía que entregarse. Es una persona de bien, no es un delincuente. Todos los compañeros estamos muy mal, hay gente que hace 14 años que trabaja acá conmigo, todos nos conocemos. Alejandro hace más de un año que trabaja manejando el remís y nunca tuvo ningún problema”, contó Fiorini.

Fuente: Clarín

›› Sitios amigos

Buscar en el sitio Buscar en el sitio
Medios de comunicación Aeropuertos del mundo Códigos telefónicos Guía de colectivos Traductor Guía de Restaurantes
©2011 - www.resistenciahuemul.com.ar - Todos los derechos reservados