Home
Contacto Suscripción

Deportes

La lesión de Messi encendió una luz de alarma

Preocupación. Messi no falta en un partido por los puntos en la Selección, desde el Mundial de 2006.

POR WALDEMAR IGLESIAS OSCAR BARNADE

RELACIONADAS
Las lesiones más graves que sufrió Leo
La ocasión de probar sin el genio

14/05/13

Lionel Messi, el crack inobjetable, mira como si objetara la maldición que sobre ese músculo pesa. Se llama bíceps femoral derecho y le duele como para no dejarlo jugar por los próximos partidos importantes que se avecinan en su horizonte. Todo indica que la Selección argentina, por primera vez desde el Mundial 2006, no contará con el mejor de todos en un partido oficial, por los puntos. El 7 de junio, el equipo de Alejandro Sabella enfrentará a Colombia, en el Monumental, y aunque el crack rosarino quiere estar "sí o sí" (según cuentan desde su entorno) el entrenador deberá imaginar un plan sin él. El mismo escenario ofrece el partido siguiente: también por las Eliminatorias, cuatro días después, Argentina jugará ante Ecuador en la altura de Quito.

Lo cuenta Donato Villani, médico de Lanús y ex integrante del cuerpo médico de la Selección, ante la consulta de Clarín: "Este músculo es uno de los más complicados para el futbolista. Es el más traicionero. ¿Por qué? En unos días te sentís bien, pero no estás recuperado. Y te exigís y entonces la lesión empeora". Su mirada respecto de las posibilidades de jugar para la Selección: "Si llega, será con lo justo".

Debe andar fastidioso por la circunstancia adversa. Ayer, Messi no se presentó a los exámenes de rigor para determinar el grado de la lesión. Según informó el canal TV3, el argentino decidió no acudir a la Creu Blanca, clínica donde estaba citado para ser sometido a diferentes pruebas médicas. Cuentan que hoy se someterá a los exámenes complementarios para determinar la gravedad de la lesión.

Bajo el cielo de París comenzó su pesadilla, en el segundo día de abril. Fue con la camiseta blaugrana del Barcelona ante el Paris Saint Germain, en el partido de ida de los cuartos de final de la C hampions League . Pasaron 42 días desde la lesión y la Pulga irrompible nunca se recuperó a pleno. Y el último domingo, en los 70 minutos que disputó en la victoria 2-1 frente al Atlético de Madrid, en el Vicente Calderón, sintió que ese dolor era el principio de un final. Messi está lesionado. Y aunque festejó la gloria de una nueva consagración en territorio catalán (su título número 21) arriba de ese micro que decía -una vez más- "Campions" .

Desde el principio de la lesión, aquella incómoda cita ante el campeón de Francia, Barcelona disputó nueve partidos. Messi estuvo en seis. Y sólo en uno jugó los 90 minutos (0-4 frente al Bayern Munich, en Alemania). El equipo sintió sus ausencias y, también, sus presencias con dificultad. Se preguntan los medios catalanes, con razón: ¿A Messi lo forzaron? ¿Lo arriesgaron más de la cuenta? Nadie tiene la respuesta precisa. La incógnita involucra también al ambiente del seleccionado nacional. Hay prudencia. El médico Daniel Martínez le contó a este diario que esperarán a los resultados de todos los estudios para evaluar la situación.

No es sólo un problema para Leo. Sino también para ese universo que a su alrededor se genera. Hay cierta preocupación en el Barcelona por sus inevitables ausencias; ahora dosificadas por la alegría de un nuevo título de Liga. Lo que pasó en Guatemala (suspendieron la venta de entradas para el amistoso del 14 de junio) es otro retrato de que el bíceps femoral de Messi trasciende muchas más fronteras que las que caben en la imaginación. El mensaje desde Centroamérica resulta inequívoco: sin Messi, el fútbol es menos fútbol.

 

Fuente: Clarin

›› Sitios amigos

Buscar en el sitio Buscar en el sitio

Más notas

©2011 - www.resistenciahuemul.com.ar - Todos los derechos reservados