Resistencia Huemul
Contacto Suscripción

Globalización de los Delitos

Piden preservar el lugar en el que asesinaron a un indígena

CHUSCHAGASTA

POR SIBILA CAMPS

Tucumán

28/11/12

Tres años después, el terrateniente Darío Amín volvió a la comunidad de Chuschagasta donde, junto con dos ex policías, habían atacado a tiros a los indígenas, y preparó un asadito a pocos metros de donde cayó asesinado Javier Chocobar (69). Por esa razón, el abogado de uno de los sobrevivientes pidió a la Corte Suprema de Justicia de Tucumán una medida cautelar para preservar el lugar del crimen.

El homicidio ocurrió el 12 de octubre de 2009. Amín estaba en litigio por la explotación de una cantera de lajas en el paraje El Chorro, al norte de la provincia, en una zona reclamada como propia por la comunidad indígena Chuschagasta. Ese día, el terrateniente llegó en su camioneta Land Rover, junto con los ex policías Luis Humberto "El Niño" Gómez y Eduardo Valdivieso Sassi; los tres llevaban armas de grueso calibre, no registradas.

Un grupo de 13 indígenas -entre ellos, mujeres y niños- defendía pacíficamente el lugar, cuando los hombres armados los provocaron y dispararon. La agresión quedó filmada en la cámara de Amín. Chocobar cayó muerto en el acto; otros cuatro indígenas resultaron heridos, uno de ellos, de gravedad. La causa fue elevada a juicio el año pasado, por homicidio calificado, tentativa de homicidio calificado y portación ilegal de arma de fuego.

Los acusados están en libertad .

El 7 de noviembre pasado, el juez subrogante Mario Racedo, a cargo del juzgado federal N° 2, dispuso entregar el predio a María Sofía Herrera de Amín, madre del terrateniente; también ordenó una inspección ocular, para determinar su grado de ocupación. Fue así como volvió Amín al lugar del asesinato, en la misma Land Rover de 2009. No sólo acompañó a los gendarmes durante su inspección, sino que además ingresó a las viviendas de los miembros de la comunidad, inclusive las de familiares directos del comunero asesinado. Luego se puso a preparar un asado para los presentes, a escasos metros de donde cayó muerto Chocobar.

En el escrito elevado a la Corte de Tucumán, Carlos Garmendia, abogado del sobreviviente Andrés Mamaní, resaltó "el desprecio" de Amín y de sus parientes. Consideró además que tanto Amín como sus familiares "están en condiciones de destruir el lugar donde ocurrieron los hechos, de tal manera que podrán devastar pruebas, alterar la escena del crimen, perjudicar la producción de las pruebas a ofrecerse para el debate oral", entorpeciendo la justicia.

La querella busca ofrecer como prueba, en el juicio, la reconstrucción del ataque y la inspección ocular de la escena del crimen por parte del tribunal. Por esa razón, el abogado pidió que la Corte ordene preservar la escena del crimen y disponga una custodia permanente en el lugar.

 

Fuente: Clarin

›› Sitios amigos

Buscar en el sitio Buscar en el sitio

Más notas

©2011 - www.resistenciahuemul.com.ar - Todos los derechos reservados