Viajes

La temporada se va, con 10% a 20% menos de visitantes

La temporada se va, con 10% a 20% menos de visitantes

La mayoría de los operadores cree que hubo menos ocupación con respecto al año pasado, que había sido muy bueno.

Rio Ceballos. En marzo 
el verano 
sigue, pero 
la actividad turística se reduce ya notoriamente. La expectativa, ahora, está puesta en 
el “finde” extralargo 
de Semana Santa, por 
los feriados del jueves 24 
y d

CIUDADANOS 05/03/2016 00:05

Por Corresponsalías

7

La Falda, Santa Rosa, Mina Clavero, Carlos Paz. El almanaque advierte que el verano no terminó pero la realidad lo desmiente: al menos en turismo, la temporada se da por cerrada. A la hora del balance, aunque hay matices, la opinión predominan­te en las Sierras cordobesas es que hubo entre un 10 y un 20 por ciento menos de visitantes (según quien calcule) que el verano pasado y que más que en afluencia, la baja se percibió en el nivel de gastos por turista.

Se admite también que la comparación con el verano 2015 complica, porque la anterior fue una temporada especialmente buena en Córdoba. En todo caso,­ la mayoría cree que el verano 2016 se pareció bastante a los de 2013 y 2014, por ejemplo, aunque ahora con turistas más gasoleros en sus consumos.

Entre las razones, dos suenan más que otras: la compe­tencia que volvió a representar Brasil, y la incertidumbre política y económica por el cambio de gobierno y los marcados aumentos de precios.

La impresión general es que la temporada no fue mala y terminó siendo aceptable, aunque lejos de brillante.

Ronda de opiniones

“Fue una temporada rara, pero no mala. Mucha gente malhumorada. Y poca plata. Quizá la incertidumbre por el cambio de gobierno y de variables económicas impactó justo en temporada”, opinó Adrian Maitino, hotelero de Mina Clavero. En su caso, evaluó que “se mantuvo la ocupación, pero en desmedro de la rentabilidad”.

Bárbara Amarillo, secretaria de Turismo de Mina Clavero, resumió: “No ha sido sobresaliente pero tampoco mala; finalmente hubo un movimiento aceptable, se acomodaron tarifas sobre la marcha aun perdiendo rentabilidad, pero se trabajó. Los turistas pelearon más por precios y el gasto fue notoriamente menor que en otras temporadas”.

Para Alberto Guzmán, director de Turismo de Villa Cura Brochero, “la temporada se hizo rogar, pero al final fue buena: enero empezó flojo, luego re­puntó y el finde largo de carnaval estuvo colmado; febrero no estuvo mal y con gente de poder adquisitivo más interesante”.

Su colega de Villa General Belgrano, Pablo Sgubini, evaluó que “estuvo más retraído que el verano anterior, pero en el balance la temporada fue digna. Entre 13 y 16 puntos debajo del año pasado en ocupación y el gasto por turista se retrajo un poco más: del 20 al 25 por ciento. De todas formas, acá se promedió el 80 por ciento de ocupación entre enero y la primera quincena de febrero”. Y completó: “Nuestra impresión previa era que iba a ser bastante peor, así que estamos satisfechos”.

Mariano Bearzotti, secretario de Turismo de Santa Rosa de Calamuchita, pintó un cuadro similar: “Fue un verano difícil en su arranque pero el balance es positivo, con un febrero mejor que lo esperado. Fueron las condiciones macro­económicas, como la ventaja cambiaria de Brasil y Chile, las que más condicionaron. Además, se compara con el verano 2015 que fue muy bueno”.

Alejandro Kobelt, hotelero de Santa Rosa, calificó la temporada como “aceptable”. Y explicó: “En enero tuvimos un 15 por ciento menos de ocupación que el año pasado, pero en febrero fue similar a pesar de que llovió mucho”.

Desde La Falda, Ricardo Abdemur –presidente de la Asociación Serrana de Hoteles– valoró el verano como “atípico, con altibajos, pero con menos afluencia que el verano pasado”. Marcó además: “Los hoteleros nos fuimos al límite de la tarifa para captar gente, que tuvo un bajo nivel de gasto”.

Para Diego Veliz, secretario de Turismo de La Falda, enero fue aceptable pero con una merma del cinco al 15 por ciento respecto del año anterior. “Para febrero no había tanta expectativa pero tuvo fines de semana excelentes y los carnavales a pleno”, apuntó.

Néstor Fermanelli, secretario de Turismo de La Cumbre, se mostró conforme “con el promedio del 82 por ciento de ocupación entre enero y febrero”, e interpretó que quizá porque “esta localidad siempre tuvo 
un turismo de mayor poder ad­quisitivo al promedio de Cór­doba”, el golpe del éxodo a Brasil se percibió menos que en otros puntos.

Fuente: La Voz

›› Sitios amigos

Buscar en el sitio Buscar en el sitio
Medios de comunicación Aeropuertos del mundo Códigos telefónicos Guía de colectivos Traductor Guía de Restaurantes
©2011 - www.resistenciahuemul.com.ar - Todos los derechos reservados