Historietas,Comics y Mangas.

El Señor López vuelve a abrir puertitas

El Señor López vuelve a abrir puertitas

El legendario historietista Horacio Altuna lanzó la primera parte de la antología de su obra, cuyo tomo inicial recoge lo mejor de la tira fantástica que fue furor en los 80. Infobae estuvo en el lanzamiento

Crédito: Nicolás Stulberg

DOMINGO 30 DE AGOSTO 2015

El entrepiso de la Librería Gandhi, en Malabia al 1784 podría haber pasado como una habitación más de la casa de Horacio Altuna: dos largas lámparas de madera iluminaban el ensamble de mesas negras, que formaban una más extensa. En dirección a estos objetos, varías sillas y sillones modernos completaban el mobiliario. Todo, rodeado por libros de antropología, salud y best sellers extranjeros. Tan cómodo debió de sentirse Altuna durante la presentación del regreso de Las Puertitas del Sr. López (Galerna), que por ello habrá revelado que, como su creación, él también va mucho al baño. Pero no para huir de la realidad, sino porque allí tiene dos estantes con aproximadamente unos 40 libros, aunque según su mujer la cifra asciende a 100.

"Uno aborda temáticas relacionadas con la esencia del ser humano, si uno habla de los miedos, es una lectura que posiblemente se pueda mantener en el tiempo, porque todos tenemos miedos e inseguridades, todos tenemos un Señor López dentro", reconoció Altuna ante la primera pregunta de uno de los dos moderadores, el periodista Andrés Valenzuela. El historietista nunca pensó que la tira que él dibujaba, y Carlos Trillo guionaba, sería considerada un clásico argentino.

En la primera idea, Grillo propuso que el Señor López fuera un hombre gris, que de noche se transformara en superhéroe. Afortunadamente para los fanáticos, a Altuna no le convenció la propuesta y por ello siguieron proponiendo ideas, hasta llegar al concepto de "huir al baño", le contó el historietista al escritor Pedro Mairal, el otro hombre encargado de preguntar. Sin embargo, antes de terminar la historia, un celular empezó a sonar, pero Altuna reconocería a los pocos segundos que se trataba del suyo. "Es de Hollywood, que quieren comprar los derechos", se disculparía, bromeando.

De todas maneras, el Señor López ya había participado en el cine. En 1988, hubo una adaptación para la pantalla grande en la que Lorenzo Quinteros fue el protagonista, y pese a calificarla de "digna", confiesa Altuna que no le gustó el final "porque era feliz. Y un tipo pusilánime, que no puede y no quiere modificar su realidad, no puede tener un final feliz". Claro está, Altuna no tuvo participación, y Trillo aportó un poco en el guión, pero "creo que no pudo intervenir en el final", contó el historietista. Cosas del destino harían que años mas tarde Altuna se cruzase con Quinteros en un teatro, pero cuando este lo quiso saludar, el actor, como aquel personaje que encarnó, fue al baño.

"El Señor López nació realmente. Se parece a François Hollande, lo único es que tiene un éxito formidable con las mujeres, cosa que López no tenía", bromeó Altuna. No sabemos si el actual presidente de Francia va mucho al baño, pero probablemente algo a favor de López, que lo diferencia del mandatario, sea el poder de imaginación que este tiene: no por nada con solo pasar el umbral de un baño, el personaje huía de la realidad y entraba en su mundo imaginario. Altuna considera que, la historieta en sí misma, era su manera de escapar de "la situación fulera" que atravesaba la Argentina en 1979, año en el que se publicó la primera viñeta en la revista El Péndulo, para luego pasar a Humor, doce meses después.

Altuna reconoció que todo empezó como un juego, pero luego se animaron a historias más explícitas, como aquella en la que López fue presidente por unos segundos, pero un militar lo saca. "A muchos episodios la gente le encontraba lecturas que no habíamos pensado y nos decían: 'qué duro, ¿no tienen miedo?' La verdad no fue una cosa premeditadamente audaz que hayamos hecho, nos salía de esa manera", admitió. Hoy en día, el historietista critica la hipocresía de la sociedad, que censura a través de lo políticamente correcto: "Si no sos judío no podés hacer chistes de judíos, si no sos mujer tampoco podés hacer chistes antifeministas y esto es una presión para los autores".

Ambos moderadores, reconocidos fanáticos de Altuna, le repitieron, en varias oportunidades, su asombro por la capacidad que tiene de plasmar el cuerpo humano en un papel, sobre todo las siluetas femeninas. Sí, esa era otra de las características que resaltan en sus caricaturas y que le valió el recuerdo de varios hombres: el mismísimo editor del libro admitió que en la tapa figura Leticia, porque él está enamorado de ella. Altuna reconoció que para alcanzar esa calidad trabajó muchísimo, y aún lo sigue haciendo. "Había una necesidad de que en lo gestual el personaje expusiera su contrariedad o su manera de pensar, de manera que la imagen acompañase al texto", explicó, y agregó, entre risas, que puede dibujar hombres apolíneos, como también mujeres feas.

El caricaturista agradece haber tenido la suerte de hacer lo que a él le gustaba y poder vivir de contar historias. La idea es que se republiquen todas sus obras, aunque desea que la siguiente sea El Nene Montanaro, porque según él, en su momento no fue muy leído. Por último, aprovechó para destacar la labor de los caricaturistas de nuestro país: "Los argentinos tenemos una fama bien ganada de ser fanfarrones, pero dentro del mundo del dibujo, el dibujante argentino tiene un prestigio internacional que es fantástico, es como ser un técnico alemán".

Texto: Juan Martín Pacilio

 

Ver más:

Fuente: Infobae

›› Sitios amigos

Buscar en el sitio Buscar en el sitio
Medios de comunicación Aeropuertos del mundo Códigos telefónicos Guía de colectivos Traductor Guía de Restaurantes
©2011 - www.resistenciahuemul.com.ar - Todos los derechos reservados