Medios en el Mundo II

Putin aumentó multas para presionar más a los diarios

Putin aumentó multas para presionar más a los diarios

El control a la prensa. Mediante una ley, el aliado del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner multiplicó por diez las multas para los que sean acusados de “incitación al extremismo”.

Presidente. Vladimir Putin, durante una conferencia de prensa en Moscú. EFE

05/05/15

En una polémica decisión, Rusia multiplicó por diez las multas para los medios de comunicación acusados de “incitación al extremismo”, haciendo aumentar los temores de mayores presiones del gobierno sobre los pocos órganos de información críticos hacia el poder.

A partir de una ley firmada el sábado por Vladimir Putin, los medios hallados culpables de incitación o justificación del terrorismo o el extremismo podrán ser castigados con multas de hasta un millón de rublos (unos 17.500 euros). La medida prevé además que las autoridades puedan confiscar todas las copias en papel de material considerado extremista.

El Gobierno de Putin mantiene fuertes relaciones comerciales y políticas con países de Latinoamérica, en especial con la Argentina. En este momento, producto de la crisis por la caída del precio del barril del petróleo, su economía comienza a sentir la dependencia absoluta con los hidrocarburos. Eso provoca protestas y los medios opositores las reproducen. Por esa razón hay tanta tensión sobre la prensa opositora.

Según la organización internacional Reporteros sin Fronteras, Rusia ocupa el puesto 148 en el “Indice de libertad de prensa” de 2014 sobre 179 países. Esta clasificación se elabora sobre la base de criterios como la censura estatal, la posibilidad de que la oposición se exprese a través de los medios o el número de asesinatos y agresiones contra periodistas.

El informe explica el descenso en el índice “debido al giro represivo que se vive tras el retorno a la presidencia de Vladimir Putin” y a “la intolerable impunidad de la que gozan numerosos asesinos y agresores de periodistas”.

Al menos 28 periodistas han sido asesinados desde el año 2000 cuando comenzó la era Putin, entre ellos, la reportera Anna Politkovskaya, opositora al Kremlin y famosa por las denuncias contra los abusos de policías y militares, particularmente en Chechenia. Su crimen, en noviembre de 2006, levantó sospechas sobre una posible implicación de emisarios del régimen.

Mientras, el Kremlin intensifica las amenazas sobre la libertad de información con nuevas leyes y reformas. Hace apenas unos meses, el Parlamento aumentó la lista de temas por los que se autoriza el bloqueo de un sitio web y aprobó una ley por la que se castiga con hasta 5 años de cárcel a quien exprese opiniones separatistas en un medio.

En noviembre de 2013, Human Rights Watch denunció el acoso sufrido por dos periodistas noruegos de la cadena TV2, interpelados por la policía en seis ocasiones en apenas tres días mientras grababan un documental sobre una etnia circasiana en Adugueya, fronteriza de Sochi, centro de los últimos Juegos Olímpicos de invierno. Los periodistas acabaron en tres ocasiones en la comisaría.

Según el experto en derecho de la información Andrei Richter, consultado por el Moscow Times, la nueva ley podría llevar a “abusos y aplicaciones arbitrarias” debido a la falta de claridad sobre la definición de extremismo.

Hace exactamente un año, Putin promulgaba una ley que prohíbe el uso de palabras malsonantes en los medios de comunicación, piezas teatrales y películas, espectáculos y conciertos, y en los libros y las obras de arte.

Esa ley contemplaba multas en metálico de 50 euros para particulares, 90 euros para cargos públicos y de 1.000 euros para personas jurídicas. Según la norma, expertos filólogos son los encargados de determinar si las palabras o las expresiones empleadas en cada caso son motivo de sanción.

Los medios digitales se habían convertido en el único espacio libre del control gubernamental, sobre todo cuando a partir de 2001 el Kremlin comenzó a tomar el control de la televisión y los medios impresos de forma gradual. El equipo de Amnistía Internacional en Rusia realiza una advertencia: el espacio público para el activismo y el futuro de los medios de comunicación independientes corre grave peligro.

De forma progresiva y a golpe de estas leyes, amiguismo e intimidación es como el Kremlin está logrando hacerse con la internet rusa. Opositores, activistas y periodistas aseguran que la inteligencia del gobierno está siendo clave para que los ciudadanos apenas noten el cada vez mayor control gubernamental. Los servicios de internet más populares de mail, buscadores, blogs en Rusia son autóctonos y apenas es conocido. La mayoría de esas plataformas son creadas por empresas que tienen algún vínculo directo o indirecto con el Gobierno.

(ANSA y AP)

Fuente: Clarín

›› Sitios amigos

Buscar en el sitio Buscar en el sitio
Medios de comunicación Aeropuertos del mundo Códigos telefónicos Guía de colectivos Traductor Guía de Restaurantes
©2011 - www.resistenciahuemul.com.ar - Todos los derechos reservados