Resistencia Huemul
Contacto Suscripción

Ciencia y Tecnologia

Reconocer a nuestros científicos

La tarea de nuestros investigadores recibe el merecido apoyo y estímulo, con premios como los que entrega la Fundación Bunge y Born

Lunes 17 de septiembre de 2012 | Publicado en edición impresa

Editorial II

Ver comentarios

De izq. a der.: Rodolfo Wuilloud (obtuvo el premio estímulo); el presidente de la Fundación Bunge y Born, Jorge Born; el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao, y Roberto Salvarezza (obtuvo el premio mayor). Foto: Fundación ByB

Nunca será ocioso volver sobre el tema de la importancia que para un país tiene la investigación. Y no sólo resulta fundamental reconocer el trabajo y la trayectoria de los científicos locales, sino también a aquellas instituciones que velan por su difusión y les aportan todo su apoyo.

Éste es el caso de la Fundación Bunge y Born, que hace pocos días realizó la 49a. entrega del premio que lleva su nombre, y la 12a. del Premio Estímulo a jóvenes científicos, en otra muestra de la calidad y el prestigio alcanzados con este galardón, el más importante en el país, que se otorga desde 1964 de manera ininterrumpida en diversas disciplinas, a los investigadores consagrados y a los más jóvenes.

Este año, el premio mayor fue para el actual presidente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), el doctor Roberto Salvarezza, quien lo recibió por sus trabajos en nanociencia (la especialidad que estudia la estructura nanométrica, en dimensiones de milmillonésimas de milímetros, de los materiales). Al doctor Rodolfo Wuilloud, egresado de la Universidad Nacional de San Luis e investigador independiente del Conicet, le correspondió el premio estímulo por sus trabajos en ciencia y tecnología de los materiales, de la Tierra, del medio ambiente, de las energías renovables y de los alimentos.

Además de este aporte, la Fundación Bunge y Born cubre varios otros aspectos en el campo de la ciencia, la educación, la salud y la cultura. Por ejemplo: las becas posdoctorales, gracias a las cuales jóvenes investigadores de primer nivel pueden trabajar en sus respectivos proyectos por dos años; todo lo relacionado con la educación rural, con una propuesta plenamente innovadora (con capacitaciones a distancia para los maestros, como es el Aula Virtual del programa Sembrador, el proyecto Cooperación con escuelas rurales de Chaco o el proyecto Alfredo Hirsch para educación agropecuaria que certifica calidad educativa bajo la norma ISO 9001/2008).

Para llevar adelante esta tarea, la fundación también comparte y colabora con un gran número de organizaciones, porque los objetivos son muchas veces comunes, para conformar equipos que buscan concretar logros para el bienestar de la comunidad.

Por ello es tan importante reconocer, como decíamos antes, el trabajo de una entidad que entrega constantemente su esfuerzo y su experiencia para que muchos argentinos encuentren el apoyo necesario para continuar y concretar sus vocaciones y aspiraciones.

 

Fuente: La Nacion

Buscar en el sitio Buscar en el sitio

Más notas

©2011 - www.resistenciahuemul.com.ar - Todos los derechos reservados