Acciones Sociales

Con 31 cortes de calles, hoy arrancan los corsos porteños

Se extenderán durante todos los fines de semana de febrero y los feriados del lunes 11 y el martes 12. Con fuerte identidad barrial, las murgas salen a las calles tras un año de ensayos y preparativos.

Ensayo. Los amantes de La Boca, el miércoles, preparándose. De fondo, la Bombonera./ROLANDO ANDRADE STRACUZZI

POR NAHUEL GALLOTTA

02/02/13

Van a ser las 9 de la noche de un miércoles, y en la boquense Plaza Irala, a metros de La Bombonera, se juegan varios partiditos entre nenes. Hay uno de seis, siete años, que quiere enfrentar solo, a tres. A otro de la misma edad no lo dejan jugar porque antes estuvo tirando piedras, y él responde que fue porque estaban molestando a su hermana; en el espacio más pegado a la reja todos juegan en cueros y cuando una nena pasa corriendo por el medio le dicen "eh, amiga, ¡no te metás!, salí", y siguen jugando. Otro pide "porfis", quiere que lo dejen ser Cristiano Ronaldo.

Hasta que sobre Irala, al 600, frena un camión cargado de bombos: serán más de 30. Un grandote con camiseta y pantalón corto de Boca y ojotas dice que se calcen los instrumentos, que van a ser las nueve de la noche, y al que lo ve hablando se lo saca. Da órdenes con un silbato y empiezan a sonar. Ahí los partidos se terminan. Llegaron Los Amantes de La Boca y comienzan a ensayar. Mágicamente, los chicos se olvidan del fútbol y la pelota queda a un costado. Ahora bailan con la murga.

Hoy comienzan los corsos porteños. Todos los sábados y domingos de este mes y los feriados de Carnaval del lunes 11 y martes 12, las murgas saldrán a festejar y habrá 31 cortes de calles que provocarán molestias en el tránsito (Ver Dónde habrá...). Se estima que el año pasado más de 1,5 millón de personas disfrutaron de las murgas.

Facundo Carman dirige Los Amantes de La Boca , murga que en 2012 cumplió 20 años. Anda con una bolsa repleta de fotocopias, las reparte una por una: son las salidas de los corsos de febrero. Esta noche ellos comenzarán en Boedo.

"Estoy esperando/ que llegue febrero...", recuerda Carman que cantaron durante los ensayos de todo el año. "Nosotros decimos que en barrios como La Boca, los carnavales son las vacaciones de los pobres; nadie se va afuera, esperamos el verano sólo por los carnavales".

Los Amantes pueden llegar a tener 500 integrantes, y se trasladan en 10 micros. Pero hay murgas de cien personas. Casi que todas tienen "subdivisiones", con un responsable: está la gente de percusión, los encargados de los estandartes; los "letristas" que escriben las canciones. También hay personas encargadas de "las mascotitas" (los chicos) y los adolescentes.

"La murga es un lugar de encuentro con los vecinos y amigos del barrio", cuenta Carman, y agrega: "Pero yo estoy convencido de que es más que eso; es el mejor sitio para que un nene se sienta querido, para que aprenda a respetar, a ser solidario. Yo vi crecer a muchos pibes, y son otras personas gracias a la murga". Según Carman, el 90% de todos los adolescentes de La Boca salió algún año en los carnavales de Los Amantes .

Por La Boca pasa la línea 53. Una de sus paradas es en Jonte y Mercedes, en Floresta. A dos cuadras, sobre Mercedes, hay otra plaza en la que ensaya otra murga. Se hacen llamar Los Pecosos de Floresta , y su director es Alejandro Di Vasto, 37 años, en la murga desde 1977.

"No es fácil sacar una murga", dice. "Con el subsidio apenas alcanza para pagar los micros. Y nosotros tenemos casi $ 4 mil por semana de colectivos".

Los Pecosos , como muchas murgas, hacen rifas, asados, eventos y cualquier cosa para recaudar y poder tener los trajes e instrumentos. Y también tienen el problema de muchas murgas: por la identificación con un club no pueden ir a algunos corsos. "Nosotros elegimos el blanco y el negro porque All Boys representa a Floresta. Pero tenemos prohibido los escudos de clubes de fútbol en los trajes. Somos una murga, nada más".

Los Pecosos , por ejemplo, no pueden ir a corsos de La Paternal o Villa Crespo. A muchas murgas les pasa lo mismo.

En cada salida, Los Pecosos buscan dejar bien parado al barrio y a la murga. Y disfrutar. Di Vasto lo recomienda: "Es una terapia... venís a la murga y te olvidás de todo. Laburás, vivís debatiendo, comés con tus amigos, te ves con tus familiares. Es un lugar de encuentro para la gente del barrio".

Y en las murgas existe el rol social. Di Vasto recuerda un día del niño con más de 8.000 personas en la plaza del barrio. La murga entregó juguetes, hubo castillos inflables y "estuvo el Hombre Araña". Pero lo más lindo, dice, ocurre cuando tocan en el colegio para chicos sordomudos, sobre la calle Miranda. "Ellos no escuchan, pero la doctora nos dice que pareciera que presienten, y bailan; se ponen como locos cuando vamos. A nosotros se nos pone la piel de gallina; son cosas que genera la murga".

Los Amantes siguen bailando en la boquense plaza Irala. En el medio de la percusión, dirigiendo, está "Pata". No tiene una vara pero sí los dos palillos del redoblante que le cuelga, y un silbato. Dirige en ojotas, con los ojos cerrados; toca con los ojos cerrados. Su cara está llena de gestos. Podría ser la imagen de un director de orquesta. Pero dirige un grupo de locos, de artistas populares, formados en los barrios. Creadores de los únicos ritmos que pueden lograr que un chico deje de jugar a la pelota. O que ese, que está acá, de pelo largo y edad de jardín, le haya pedido a sus papás que le peguen una calcomanía del Hombre Araña hasta en su bombo.

Fuente: Clarin

›› Sitios amigos

Buscar en el sitio Buscar en el sitio
Medios de comunicación Aeropuertos del mundo Códigos telefónicos Guía de colectivos Traductor Guía de Restaurantes
©2011 - www.resistenciahuemul.com.ar - Todos los derechos reservados