Resistencia Huemul
Contacto Suscripción

Seguridad e Inseguridad

Bolivia quiere que los vecinos se organicen en brigadas para luchar contra la delincuencia

Lo anunció Evo Morales tras una ola de protestas por el asesinato de dos periodistas en El Alto. Las guardias civiles deberán alertar a la policía. Pero se temen excesos y justicia por mano propia.

POR ABDEL PADILLA

La Paz. Especial Para clarin - 19/03/12

"Lo dejó aquí, porque allá no entró ni pagado", advierte el taxista a Clarín mientras gira de vuelta en el ingreso al barrio 16 de Febrero, en El Alto boliviano, por una ruta que el conductor señala con recelo.

Aquí el 7 de marzo, la Policía arrestó a Félix Yupanqui, alias el "Matón Quitacalzón", principal sospechoso del estrangulamiento y consiguiente asesinato de los hermanos y periodistas Verónica y Víctor Hugo Peñasco. El hallazgo poco después de una prenda íntima de ella en posesión de este sujeto posibilitó su imputación formal y detención preventiva en un penal de alta seguridad, además de delatar el porqué del sobrenombre.

La casa donde habitaba Yupanqui fue saqueada y quemada por los vecinos el día que éste fue detenido. Y hoy en el fronte reza la inscripción: "Módulo Policial".

La vivienda colinda con la plaza Cívica, la principal de la zona, hasta cuyo centro los vecinos trasladaron el vehículo de Yupanqui para quemarlo y dejarlo a manera de advertencia por si alguno osa seguir los pasos del "Quitacalzón".

El asesinato de los dos periodistas y las multitudinarias marcha vecinales que le siguieron pidiendo la pena de muerte en las puertas del Ministerio de Justicia , en La Paz, llevaron al presidente Evo Morales a convocar a los vecinos de la empobrecida El Alto -con más de un millón de habitantes y una de las ciudades más inseguras del país- a una lucha activa contra el crimen a través de brigadas civiles .

Así, el Gobierno presentó el plan Alianza, que pretende aunar esfuerzos entre el Estado, la policía y la ciudadanía, otorgando a esta última la opción de conformar brigadas civiles para la lucha contra el crimen, con vecinos capacitados e incluso dotados con "equipo" -que no incluye armas-, como "chalecos y toda la indumentaria necesaria", según confirmó el ministro de Gobierno, Carlos Romero.

Si bien, en teoría , la función de estos "guardias" civiles se limita a alertar sobre la presencia de sospechosos y, dado el caso, aprehender a los delincuentes en caso de hallarlos en ilícitos in fraganti y entregarlos a las autoridades competentes, los representantes de los vecinos de El Alto han adelantado que "escarmentarán" a los delincuentes.

"Somos conscientes que nuestra función es alertar sobre la presencia de sospechosos y detenerlos hasta que llegue la Policía, pero los vecinos quieren escarmentar a los delincuentes y lo harán", advirtió a Clarín Rubén Paz, presidente de la Federación de Juntas Vecinales de El Alto (Fejuve).

Según el plan Alianza, la Policía fortalecerá su labor "a través de juntas vecinales y voluntarios, que formarán una fuerza integral hasta aislar, acorralar y anular a la delincuencia".

Entidades de defensa de los derechos humanos, como el Defensor del Pueblo, han advertido sobre el riesgo de pasar de una simple alerta a hacer justicia por mano propia , como ya sucede.

El presidente de la Fejuve, por su parte, no descarta estos posibles excesos, aunque confía que se evitarán si se mejoran los niveles de coordinación con el Gobierno y la Policía. "La gente se siente impotente ante la inseguridad y tiene derecho a reaccionar", afirma Paz y estima que las primeras brigadas vecinales se constituirán a fines de mes .

Hasta entonces, los robos continuarán al igual que las acciones de justicia por mano propia, como sucedió esta semana cuando un grupo de vecinos de Villa Exaltación atrapó, golpeó y quemó a un presunto ladrón.

La zona 16 de Febrero, que Clarín recorrió días atrás, es tierra de nadie . El forastero es recibido con miradas suspicaces y hasta con interrogatorios previos, de cuyas respuestas depende no sólo el ingreso a la zona sino incluso su seguridad personal. Una ola de robos ha puesto en alerta a los vecinos, que han decidido, una vez más, hacer justicia por mano propia.

"Para que el Gobierno nos envíe policías tenemos que asegurarles una habitación, un baño, duchas y transporte", cuenta Marcelino Blanco, líder vecinal.

La policía desarmada o mal armada (cuando llega) llega caminando , porque en caso de ser requerida, debe caminar hasta una hora para alcanzar el lugar más alejado del barrio.

"Cuando llegamos ya todo ha terminado, generalmente, con suerte, salvamos a los delincuentes antes de que los linchen", dice el guardia de turno, pidiendo no ser identificado, del único módulo policial y a la vez sede vecinal, por lo que de su equipamiento es responsabilidad de los propios vecinos.

Según datos de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), en El Alto durante 2011 y en lo que va del 2012, 68 personas han sido estranguladas y se registraron 523 casos de robos agravados, atracos y asaltos.

 

Fuente: Clarin

Buscar en el sitio Buscar en el sitio

Más notas

©2011 - www.resistenciahuemul.com.ar - Todos los derechos reservados