Resistencia Huemul
Contacto Suscripción

Economia y Finanzas

Pese a la falta de resultados, Moreno insiste en 2013 en su política de control de precios

Estrategia. Autorizó las primeras subas del año a un grupo de empresas repitiendo el modelo de aumentos escalonados y diferenciales según el tipo de producto

Guillermo Moreno.

Lunes 21 de enero de 2013 | Publicado en edición impresa

Por Alfredo Sainz | LA NACION

Comentá495

Osram Argentina fue la elegida por Guillermo Moreno para abrir la lista de aumentos autorizados en 2013. En los primeros días de este mes, la Secretaría de Comercio Interior le aprobó a la filial local de la multinacional alemana una nueva lista de precios que incluye subas de entre 1 y 7% para sus líneas de lamparitas halógenas y de bajo consumo.

En las primeras tres semanas del año , las subas autorizadas por Moreno alcanzaron a menos de una docena de empresas y se espera que el ritmo de aprobaciones se acelere sólo a partir de marzo, cuando ingrese la primera tanda masiva de aumentos. Igualmente, estos primeros casos permiten anticipar que Moreno mantendrá su política de control de precios y autorización de aumentos escalonados, a pesar de que en los últimos tres años la Argentina no pudo perforar el piso de 20% anual de inflación y de que muchos analistas prevén incluso una aceleración en 2013.

Con la premisa de que los consumidores de hogares de menores ingresos se inclinan por marcas más básicas, Moreno aplica una clasificación de los productos de todas las compañías en tres categorías bien diferenciadas. A los primeros -conocidos en la jerga morenista como "masivos" y que en teoría son los más consumidos por las familias más humildes-, la Secretaría de Comercio Interior les autoriza subas que en ningún caso superan 3%, con lo cual si parte del antecedente de que cada empresa recibe entre dos y tres aprobaciones en el año para retocar sus listas de precios, en el acumulado de 12 meses los incrementos no tendrían que superar el 10% anual.

Una segunda categoría es la de los productos considerados "selectivos", en los que cada incremento se ubica entre 4 y 7%, con lo que el alza acumulada para todo el año se ubicaría en torno de 12 o 15 por ciento. Y una tercera y última categoría es la de artículos "premium", en los que el Gobierno se muestra más laxo a la hora de autorizar las subas (hasta 9% por tanda), con lo cual a fin de año el incremento superará el 20 por ciento, esto es, más cerca del nivel real de inflación.

Entre los que ya recibieron la primera autorización del año, además de Osram, figuran la fabricante de artículos de limpieza Mapa Virulana y las bodegas de vinos Norton, Bianchi y Nieto Senetiner (controlada por Molinos Río de la Plata).

La lista se completa con las subas autorizadas por Moreno para una categoría especial como es la de los aceites comestibles. Este rubro es uno de los pocos en los que el precio del producto figura en la etiqueta del envase y, según la disposición de Moreno, desde el 2 de enero de este año se autorizó a todos los fabricantes de aceites mezcla y de soja un alza de 6%, mientras que para los productos de girasol el incremento permitido llega a 7 por ciento.

Igualmente, y como ya representa un clásico en el mundo Moreno, este esquema de precios máximos sólo rige para las grandes cadenas de supermercados, que están sometidas a los controles oficiales. Y no hace falta más que visitar un autoservicio de barrio o un almacén para descubrir que en esos locales la mayoría de los comerciantes aplica una etiqueta sobre el precio original que figura en el envase de la botella de aceite, lo que termina encareciendo el producto un 20, 30 o hasta 50 por ciento.

Yerba para todos

Junto con el esquema de aumentos autorizados, Moreno también ya les adelantó a los empresarios con los que mantuvo algún encuentro antes de partir a su gira asiática que este año será el del "sinceramiento de la economía".

En las tradicionales reuniones de los viernes en el edificio de la Secretaría de Industria, el funcionario explicó que los hombres de negocios no deben esperar grandes cambios en el cepo al dólar o los controles a las importaciones y les anticipó que su principal objetivo para 2013 será avanzar sobre los márgenes de ganancia que se aplican en cada tramo de las cadenas industrial y comercial.

A grandes rasgos, la intención de Moreno sería extender el modelo que ya se aplica en el caso de la yerba mate, donde desde hace casi un año Moreno fijó un precio máxima a cada uno de los componentes -desde la hoja verde, pasando por la hoja canchada y terminando en el paquete que llega a las góndolas- y, de esa, manera le puso un tope máximo de 15% en el margen con el que operan las firmas fabricantes y las cadenas de supermercados.

Del editor: qué significa.
Empeñado en negar la realidad, y por eso mismo sin un plan antiinflacionario, el Gobierno parece condenado a repetir fórmulas ineficaces.

 

Fuente: La Nacion

›› Sitios amigos

Prestamos Financieros

Buscar en el sitio Buscar en el sitio

Más notas

©2011 - www.resistenciahuemul.com.ar - Todos los derechos reservados