Resistencia Huemul
Contacto Suscripción

Economia y Finanzas

Un primo de Kirchner duplicó sus dólares

En el año que el Gobierno puso el cepo al dólar, el funcionario aumentó 129% sus ahorros en la moneda norteamericana. Tiene US$ 371 mil. ¿Los venderá, como ordenó Cristina?

Por Leonardo Nicosia

23/09/12 - 02:18

Trabajo. Es coordinador de la gran caja de la obra pública.

En casa de herrero, las restricciones son de palo. Mientras el Gobierno ponía límites a la compra de dólares, un funcionario que es pariente de la Presidenta duplicó sus ahorros en moneda norteamericana. Carlos Santiago Kirchner, subsecretario de Coordinación de Obra Pública y primo de la familia presidencial, consiguió el año pasado una suma de billetes verdes estimada en US$ 209 mil.

El dato se desprende de su última declaración jurada ante la Oficina Anticorrupción (OA), que informó un patrimonio de $ 4.894.280 y lo ubica como uno de los hombres más ricos de la Casa Rosada. Su fortuna del año 2011 también esconde irregularidades: un Mercedes-Benz desapareció sin explicaciones y no declaró una nueva empresa, donde inscribió su negocio de pinturas.

Carlos es primo hermano del ex presidente Néstor Kirchner y funcionario de confianza de la familia en el área de obras públicas, por donde fluye la mayor cantidad de dinero. Dirigió el Instituto de Desarrollo Urbano y Vivienda (IDUV) santacruceño y desde 2004 se desempeña en el Ministerio de Planificación de Julio De Vido.

El subsecretario multiplicó sus dólares en el mismo año que el Gobierno empezó a restringirlos. El famoso "cepo" apareció el último 31 de octubre, cuando la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) instaló un sistema de permisos muy exigente para cambiar moneda.

A pesar de todo, Carlos Santiago logró aumentar sus divisas extranjeras. En el año 2010 había declarado unos US$ 161.565 y el 31 de diciembre de 2011 -dos meses después de las restricciones- informó que acumulaba un total de US$ 371.004.
La diferencia arroja que agregó a su patrimonio US$ 209.439, lo que significa que sus dólares subieron más del doble: un 129 por ciento. Están guardados en una sola caja de ahorros y con respecto al origen de ese dinero, solamente respondió "ingresos propios".

Sus declaraciones muestran, además, que prefiere ahorrar en billetes norteamericanos. En el casillero de los pesos, declaró una cifra mucho menor de $ 104.158. Y esta preferencia "verde" la adoptó en los últimos tiempos, porque desde el año 2005 hasta 2009 no había declarado un solo dólar.

En julio de este año, la presidenta Cristina Fernández convirtió un plazo fijo de 3 millones de dólares a moneda nacional y les pidió a todos los funcionarios que siguieran su ejemplo. Recién el año que viene, con la próxima declaración, se sabrá si este integrante de su familia le hizo caso.

Irregularidades. Desde que llegó al Gobierno nacional, el primo Carlos venía aumentando su fortuna y el punto máximo fue durante el año 2010, cuando se enriqueció más del 90 por ciento. Pero ahora declara que se "empobreció", porque consignó que su patrimonio bajó desde más de cinco millones de pesos hasta $ 4.894.280.

Entre los motivos, se encuentra un misterio: un Mercedes-Benz, modelo 2010, desapareció de un año al otro. Lo había comprado el 10 de junio de ese año, por más de medio millón de pesos ($ 558.200). El funcionario jamás informó el destino del automóvil o si lo vendió a un tercero, como exige la Ley de Etica Pública.

En el rubro inmobiliario, mantuvo las 15 propiedades anteriores y agregó una casa en la provincia de Santa Cruz. Con una extensión de 300 metros cuadrados y ubicada en el centro de Río Gallegos, el precio declarado parece una verdadera ganga: 220 mil pesos.

El mayor ingreso del primo K no fue su salario de $405 mil anuales, sino un local de pinturas que le reportó $ 837 mil. La Pinturería Pinkar siempre estuvo rodeada de sospechas: fue empleada por las mismas constructoras que él beneficiaba con contratos de obra pública.

La otra irregularidad involucra a ese emprendimiento. El 22 de noviembre del año pasado, el funcionario inscribió el negocio bajo una nueva sociedad anónima, que constituyó junto con su esposa, Cecilia Saade, y su hijo Carlos Jorge.

El problema es que el pariente presidencial no cumplió con la obligación de informar esa empresa en su última declaración jurada. Sin embargo, la firma omitida apareció en el Boletín Oficial y su nombre lleva la letra que es marca registrada de la familia: K-SANC SA.

 

Fuente: Perfil

Buscar en el sitio Buscar en el sitio

Más notas

©2011 - www.resistenciahuemul.com.ar - Todos los derechos reservados