Nimicidios

#NiUnoMenos

Del editor al lector

11/06/15

Ricardo Roa

Un crimen es siempre muchos crímenes. Espanta el asesinato de Agustín, de apenas 5 años, supuestamente a manos de Leandro Sarli, la pareja de su mamá. No menos espanta el testimonio de la hermanita de Agustín, Valentina, que tiene 7 y que nunca podrá borrar la escena que vio y que la acompañará toda la vida. Espantan los detalles.

Y espanta que el ser humano haga estas cosas y que, entre tanto avance, siga haciéndolas. No se las puede explicar porque la razón no alcanza para explicarlas. Sólo puede hacerlo parcial y muy imperfectamente.

Sarli, de 33 años, es un aficionado o un experto en artes marciales. Las artes marciales pueden ser muchas cosas y hasta cosas opuestas. Son un arma para defenderse o para agredir. Y son una disciplina para alcanzar mayor armonía entre la mente y el cuerpo. ¿Artes marciales contra un nene? ¿Qué clase de artes marciales le enseñaron o aprendió Sarli?

En una cámara Gesell, Valentina contó lo que vio y su testimonio es clave. Vio cómo Sarli golpeaba y pateaba a Agustín y cómo tomaba descanso para secarse la transpiración y seguir pegándole. Y que se volvió loco cuando Agustín vomitó en la cama. La autopsia confirmó ese ensañamiento criminal: le reventó el hígado. También reveló que el nene tenía rastros de golpes de cuatro o cinco meses atrás. La mamá de Agustín, Bárbara, y Sarli viven juntos desde enero: ¿Sarli le venía pegando desde el primer día?

Bárbara es otro personaje central de esta historia. Y es también un personaje inexplicable: no cuidó a su hijo y encima tapó a Sarli. Dijo a sus amigos y conocidos de la red social que el nene horriblemente golpeado murió porque se había caído de la bañera. ¿Pudo confundirse tanto?

Antes, ella misma había subido a su Facebook una foto de Agustín en la que se notaba que al chico le faltaban dientes y dijo algo parecido a lo que ha dicho ahora: que se había caído de una escalera.

Un día su papá vio que la propia Bárbara tenía un ojo negro y la explicación de ella fue que el golpe se lo había dado un ladrón para robarle el celular. El padre dice que ella era víctima de Sarli y que lo ocultaba. Dice que es alcohólico y que tiene causas por violencia, consumo de drogas y por resistirse tres veces a ser arrestado.

Las palabras sirven para contar lo que pasó o lo que pasa. El ser humano tiene en su ADN la necesidad de entender. Es lo que tratamos de hacer acá. Esas palabras también las tenemos para ayudarnos a razonar que este drama no nos es ajeno. Ya no hay solamente un otro. Cada vez más convivimos con horrores como éste.

Fuente: Clarín

›› Sitios amigos

Buscar en el sitio Buscar en el sitio
Medios de comunicación Aeropuertos del mundo Códigos telefónicos Guía de colectivos Traductor Guía de Restaurantes
©2011 - www.resistenciahuemul.com.ar - Todos los derechos reservados