Sistema Judicial

Nisman: cuando la apartaron, Fein investigaba el rol de los espías

Nisman: cuando la apartaron, Fein investigaba el rol de los espías

La muerte del fiscal La fiscal rastreaba las “llamativas, sugestivas y preocupantes” llamadas entre agentes el día en que lo hallaron muerto.

La fiscal Viviana Fein

05/03/16

Link asociado:
http://www.perfil.com/politica/La-pista-que-seguia-Fein-20160305-0044.html

Si fuera una contadora, podría haberse tratado de un balance.Pero Viviana Fein es fiscal, y de lo que habla durante más de dos horas es de su polémico paso al frente de la investigación por la muerte del fiscal Alberto Nisman. Con carpetas y fojas subrayadas, lee y explica por qué tras casi un año de trabajo no dictaminó sobre lo que ocurrió en el departamento donde vivía el titular de la UFI AMIA. Desilusionada por haber tenido que dejar el caso más importante de su vida, “cuando faltaba mucho, y todavía quedaban cosas importantes por investigar”. Fein admitió, entonces, que cuando la jueza Palmaghini reasumió la investigación, en diciembre pasado, ella estaba concentrada en desentrañar una serie de “llamativas, sugestivas y preocupantes” llamadas telefónicas entre los espías más poderosos del país, durante todo el día 18 de enero de 2015. Más o menos desde la hora en que habría muerto Nisman, por la mañana, y la llegada de su madre al departamento, esa noche.

El intenso y hasta ahora inexplicable cruce telefónico entre los espías Antonio “Jaime” Stiuso, Alberto Mazzino y Fernando Pocino, el también espía y ex jefe del Ejército César Milani y el número dos de la Agencia Federal de Inteligencia, Juan Martín Mena, había sido revelado por Clarín. La novedad es que, en el tramo final del “trabajo incesante y arduo de un equipo”, al que con uñas y dientes la fiscal defiende de cualquier crítica, Fein buscaba que el gobierno de Cristina liberara a los espías del secreto que les impone la ley de Inteligencia para poder citarlos a declarar. No lo logró.

“No sabemos cuál era el objetivo de tantos llamados”, dice la fiscal. En su copiosa declaración del lunes Stiuso habría respondido que  “hablaron temas de actualidad”, en verdad medio pobres en un verano con Buenos Aires vacía, él en Pilar y Pocino en Pinamar. Sólo se sabe que quien más habló con todos ese día fue Pocino, y que en cambio Jaime Stiuso intervino poco. “Cualquier persona pensaría que todos estaban esperando algo, el resultado del trabajo de alguien que mató a Nisman o que lo obligó a hacerlo a él mismo”, dicen en la fiscalía. Esta vez Fein no confirma ni desmiente. Pero avisa: “Todavía no se escuchó a los espías en la causa”.

Otra pista sobre la que estaba trabajando la fiscal cuando el 17 de diciembre –a una semana de la asunción de Mauricio Macri– la jueza Palmaghini decidió tomar la investigación en sus manos, era la del hackeo de una cuenta de correo electrónico de Nisman. Como ya se informó, los peritos descubrieron que el fiscal había recibido un virus informático malicioso que no podía activarse en su celular, pero que era muy dañiño si lo abría desde la computadora.

“Quisimos saber si se trataba de un hacker que lo estaba espiando. Avanzamos hasta un centro de control en Estados Unidos, que le había vendido megabytes a una empresa Argentina, que a su vez logró localizar el IP de la computadora desde la cual habría partido el virus en la ciudad entrrerriana de Paraná. Entonces pedimos a la jueza que allane ese domicilio, donde pudimos establecer que funcionaba una firma vinculada a servicios de Internet.” Pero Palmaghini pidió más detalles y trabajos de “inteligencia previa”. Antes de que pudieran satisfacerla, la jueza le sacó la investigación a Fein. “Era una línea interesante”, se lamenta ahora la fiscal.

Sin perder la compostura pero sí la calma, Fein defendió sus resoluciones y el trabajo de la junta médica, y desmintió las “versiones parciales” de la querella respecto a las conclusiones de las pruebas de barrido electrónico sobre el arma que mató a Nisman, y la supuesta falta de pólvora en sus manos. Está segura de que hizo lo correcto, y que el expediente conserva todas las respuestas que le permitirán sortear sin problemas la denuncia por falsedad ideológica e incumplimiento de los deberes del funcionario público que le propinó la jueza Palmaghini, por la supuesta omisión en la declaración de Jaime Stiuso de su hipotética certeza de que Nisman lo asesinaron por su trabajo. "No lo dijo, por eso no está en el acta que firmó libremente", dicen en su oficina.

Fuente: Clarin

›› Sitios amigos

Buscar en el sitio Buscar en el sitio
Medios de comunicación Aeropuertos del mundo Códigos telefónicos Guía de colectivos Traductor Guía de Restaurantes
©2011 - www.resistenciahuemul.com.ar - Todos los derechos reservados