Inteligencia

Saín, el ideólogo oculto de la nueva SIDE de Cristina

Saín, el ideólogo oculto de la nueva SIDE de Cristina

Espías para investigar golpes de mercado. Redactó el polémico decreto sobre la nueva doctrina de inteligencia de la AFI. Dice que no perseguirá empresarios pero hay dudas.

Horacio Verbikstky, titular del CELS, y Saín cuando se opusieron a la nueva ley de inteligencia en diciembre pasado.

09/07/15

Daniel Santoro

Links asociados:

http://www.infobae.com/2015/07/09/1740626-parrilli-no-vamos-salir-cazar-arbolitos-o-entrar-las-cuevas

http://www.infobae.com/2015/07/09/1740672-cristina-caamano-y-el-futuro-las-escuchas-judiciales-no-me-voy-convertir-un-servicio

“La inteligencia de la AFI no será sobre las empresas sino sobre la delincuencia económica y financiera”, juró por Twitter el actual director de la Escuela Nacional de Inteligencia, Marcelo Saín. Es el ideólogo de la nueva doctrina de inteligencia de la SIDE. Fue vice de Seguridad bonaerense en el 2002, luego interventor de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), que reemplazó a la PAN tras el escándalo del 2005 cuando llegaron 60 kilos de cocaína en un vuelo de Southern Winds a Madrid. En marzo, Saín pidió licencia como diputado provincial de Nuevo Encuentro de Martín Sabbatella y asumió en esa escuela. ¿Su misión? Redactar las 400 páginas del decreto 1311 y sus anexos. Hace 20 días se lo presentó a Parrilli y a su segundo, Juan Martín Mena, el verdadero hombre fuerte de la AFI colocado allí por Cristina como guardián del pacto con Irán por el caso AMIA.

Saín recayó en esa escuela luego de que en diciembre, Cristina echara a los dos hombres de confianza de Kirchner en la ex SIDE Héctor Icazurriaga y Paco Larcher. El primer SIDE de los Kirchner, Sergio Acevedo, tuvo un durísimo cruce con Kirchner por cuestiones privadas y desmanejos de dinero y terminó enjuiciado por el Gobierno y, con dignidad, dando clases en un secundario de Pico Truncado. Durante la gestión de Icazurriaga y Larcher, los K convirtieron a Antonio Stiuso en el hombre fuerte de la SIDE. Hasta que en diciembre, Cristina primero fortaleció a Milani y luego lo hizo echar a Stiuso por considerarlo el “cerebro” que estaba detrás de la denuncia por encubrimiento de los cinco iraníes acusados de autores ideológicos de la AMIA que le hizo Nisman. Recién hace dos semanas, Cristina pasó a retiro a Milani del Ejército, tras fortalecer la AFI con 138 nuevos espías provenientes de La Cámpora, que actúa en tándem con la dirección de Inteligencia de la PSA, la “más kirchneristas” de las fuerzas y criatura de Saín.

En fuentes militares se afirmó que uno de los motivos de la remoción de Milani fue que “alguien avisó a Cristina que fue a una reunión social en la que estaba Lorenzetti”.

Milani se dio cuenta tarde de que estaba siendo espiado. Lo que no dice el decreto de Saín es qué pasará “con la estructura paralela de inteligencia que creó Milani desde el 2007”, comentó el ex ministro de Defensa Horacio Jaunarena. Para ello contrató ex oficiales de inteligencia como “personal civil” para las tareas sucias. ¿El general Cundom, reemplazante de Milani, echará a esos contratados? La respuesta a este enigma dirá si realmente Cristina quiere “transparentar” los servicios de inteligencia 5 meses antes de irse o dejar su “quinta columna”. Hizo redactar una nueva doctrina, pero sin el más mínimo consenso con la oposición. Y Saín, su ideólogo, jura que no se perseguirá a empresarios críticos sino a “delincuentes económicos”. Esa promesa tiene varios antecedentes negativos en el kirchnerismo. Por ejemplo, otros organismos como la UIF o la Procelac omitieron investigar a empresarios como Lázaro Báez por lavado. Pese a que el avance de la tecnología “ilumina” toda transacción bancaria por Internet. Como dice el Martín Fierro: “la ley es como el cuchillo, no ofende a quien lo maneja”.

Fuente: Clarín

›› Sitios amigos

Buscar en el sitio Buscar en el sitio
Medios de comunicación Aeropuertos del mundo Códigos telefónicos Guía de colectivos Traductor Guía de Restaurantes
©2011 - www.resistenciahuemul.com.ar - Todos los derechos reservados