Resistencia Huemul
Contacto Suscripción

Vision de Lectores

'Mi abrazo de corazón a los viejitos que aún esperan'

CARTAS DE LECTORES

16/02/13

"Mi abrazo de corazón a los viejitos que aún esperan"
La muerte, el 15 de enero, a los 104 años, del eminente médico cirujano Aron Schvartzman nos conmovió el corazón y estimuló el intelecto para defender la causa de los viejitos olvidados por "abogados y políticos exitosos". Nadie más exitoso que este ciudadano, personalidad destacada, hombre de bien, médico consultor y "ad honorem" una vez jubilado y campeón argentino y sudamericano de ajedrez.
El doctor Schvartzman había iniciado un juicio por reajuste de haberes en 2007 y luego de tener sentencia favorable en diciembre de 2011, recién en octubre del 2012 las autoridades de la ANSeS hicieron efectivo el pago de la jubilación que le correspondía, lo que sirvió sólo para atemperar los gastos de médicos y enfermeros en la etapa final de su vida.
La causa y el pago se aceleraron sólo una vez que los medios hicieron pública la historia dejando al descubierto la indolencia de las autoridades de la ANSeS.
Quiero hacerle llegar mi sentido pésame a la familia del doctor Schvartzman, pues he perdido en agosto a mi "viejito" y sé lo que se siente. Les quedan los buenos recuerdos de una vida única y valiosa que hace que se puedan sentir orgullosos de su "viejito".
Y me pregunto: ¿todos los que hicieron algo para que el doctor Schvartzman no cobrara en vida lo que merecía, al igual que miles de jubilados, podrán descansar en paz? ¿Cuando sus hijos algún día lean estas historias se sentirán orgullosos de sus viejos como nosotros de los nuestros?
Vayan mis condolencias a familiares y amigos de Aron y abrazo en mi corazón a los "viejitos" que siguen esperando un poco de respeto de una sociedad que los ignora.

Miguel Angel Reguera

Voces, reclamos y esperas de jubilados
Quiero hacer pública mi alegría porque el mes pasado cumplí ochenta y un años y aún gozo de bastante memoria, lo que me permite recordar hechos, por lo menos no muy distantes, lamentando profundamente que, aparentemente, a nuestra Presidenta no le ocurra lo mismo.

Digo esto porque me enteré de la noticia de que tanto diputados como senadores se votaron un aumento a sus dietas que rondó el 22%. Me resulta sumamente extraño que no recuerde que a nosotros, los jubilados, nos vetó una ley también votada por estos mismos personajes, con el argumento de que no alcanzaban los fondos para recibirlo.

Señora Presidenta, recuerde, como abogada exitosa que dijo ser, que la justicia debe ser "parejita" para todos y que nosotros, los jubilados, también tenemos el soberano derecho de vivir con la dignidad que día a día usted nos está quitando.

Amilcar Balmaceda

Leí la carta de Enrique Epstein donde refiere que a sus 83 años, y los 81 de su esposa, deben pedir por favor que atiendan sus necesidades de medicamentos, o que los maten directamente, tal como encabeza su carta, ya que el PAMI bajó el número de medicamentos gratuitos que entregaba lo que repercute drásticamente en su magra economía familiar.

El caso me trajo a la mente cuando hace un tiempo me encontré con una vecina, que hacía mucho que no veía. Le pregunté cómo andaba y me contestó: "Aprendiendo a vivir de nuevo".

Lo primero que pensé fue, "metí la pata, habrá muerto el marido". Al preguntarle si había tenido una desgracia, sólo me contestó: "Sí, la desgracia de que mi esposo se tuvo que jubilar. Ahora con lo que le pagan debemos aprender a vivir de nuevo".

De qué sirve que hablen de supuestas obras colosales que hacen con la plata que le sacan al PAMI y a la ANSeS si no respetan a quienes son los únicos y verdaderos dueños de esos fondos, "nuestros queridos viejos".

Abel Nuccio

Siempre leo Clarín, y siempre hay explicaciones de los montos que van a cobrar los empleados luego del descuento del Impuesto a las Ganancias, incluso en los programas de TN y El 13 siempre se habla de esto, pero hasta ahora no escuché nada acerca del Impuesto a las Ganancias que se nos descuenta a los jubilados.

Claro, podrán decir que la jubilación es un sueldo, pero ésta deriva de los aportes que hemos hecho. Yo, por mi parte aporté casi 38 años, trabajando un año en una empresa privada y 36 años y 6 meses en el Banco Central, donde me descontaban ese impuesto, que no era poco.

Quisiera saber si descontarle Impuesto a las Ganancias a un jubilado es constitucional, ya que ésto no es una ganancia, es un ahorro obligado que nos han hecho hacer para tener un "buen pasar" cuando llegara el retiro. Desde ya, no me pagan lo que me correspondería y encima me descuentan de ese impuesto injusto.

Alicia Petecci

Recordando a mi abuela Carmen, pienso en la ancianidad en la Argentina. Al decaimiento físico difícilmente podemos resistirnos, especialmente cuando se ha vivido tanto. Pero el alma debería poder hacer el camino inverso, e ir alivianándose con el paso del tiempo.

Lamentablemente, en un mundo regido por la productividad, no es fácil ser viejo. Y en muchas ocasiones las condiciones no están dadas para que estos hombres y mujeres que llamamos padres, abuelos, tíos se sientan contenidos en sus dolores crecientes y se acerquen a esta transición de vidas con paz y dignidad.

Por eso quiero hacer pública la gratitud de mi abuela Carmencita, más allá de la nuestra, hacia los médicos y enfermeros de la Clínica Privada Béccar que por semanas la cuidaron con una delicadeza y humanidad que muchas veces queda perdida en la burocracia de la salud.

Lo que más quisimos aquellos que la amamos fue verla bien dentro de las posibilidades, y todos y cada uno de los que la atendieron durante ese mes tan triste se ganaron su amor, su respeto y su agradecimiento y por supuesto el nuestro también.

Irene Lo Coco

Soy jubilado octogenario y siempre quise que en nuestro país hubiera un partido llamado "Honestidad y sentido común".

Quien quiera lo mismo deberá organizarse y comunicarse a mi mail e Enrique Moore

 

Fuente: Clarin

›› Sitios amigos

Buscar en el sitio Buscar en el sitio

Más notas

©2011 - www.resistenciahuemul.com.ar - Todos los derechos reservados