Resistencia Huemul
Contacto Suscripción

Vision de Lectores

'No pude cambiar Mar de Ajó por Brasil'

CARTAS DE LECTORES

04/02/13

"No pude cambiar Mar de Ajó por Brasil"
Acabo de corroborar que la AFIP no me permite comprar reales para costear mis primeras vacaciones en Brasil (Florianópolis). Durante todo el año me la pasé ahorrando para regalarme 6 días de merecidísimas vacaciones. No puedo explicar la bronca y el dolor que siento en este momento, pagué mi pasaje, tengo la reserva del hotel y no puedo conseguir ni un solo real para tomar el taxi desde el aeropuerto al hotel.
Trabajo desde los 18 años porque sino no podía seguir estudiando, vengo de una familia donde somos 6 hermanos a los cuales mi papá se rompió todo (y aun lo hace por los más chicos) trabajando todos los días para que no nos falte estudio ni comida, pero cuando terminé el secundario tuve que salir a ayudar; es por eso que sé perfectamente lo que cuesta ganarse el pan.
Hoy, gracias a mis estudios y a mi esfuerzo, tengo un buen trabajo y por ello, después de casi tres años allí, decidí que podía cambiar Mar de Ajó por una playa en Brasil. Qué ingenua que fui, qué inocente ... ahora mientras de la bronca lloro frente a la compu y espero que la página de la AFIP me permita cargar mi reclamo, me sigo preguntando; ¿por qué alguien que ni siquiera da la cara, decide por mí lo que puedo o no hacer con mi sueldo?

Verónica Peralta Morelli

Rutas en mal estado que invitan al desastre
Camino a la Costa desde la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, desde el peaje de Dock Sud, pasando por el de Hudson se logra la Autovía 2.

La cual rara vez se congestiona antes de Dolores y cuenta con varios carriles, que permiten que los más veloces vayan por la izquierda como los más lentos por la derecha, con rumbo a Mar del Plata. Lógicamente no todos van con rumbo a la Ciudad Feliz y empalman con la ruta 63 en Dolores para llegar a playas más cercanas.

Esta última tiene sólo dos carriles por mano y es segura. No sucede lo mismo con la ruta provincial 11 con la cual uno debe seguir a la altura de la esquina de Crotto, pues ésta sólo tiene un carril por mano, a pesar de ser la vía interbalnearia y se torna insegura. Pues en este tramo de la ruta 11 se ve como los más apurados para sobrepasar se ven obligados a ir por banquina lo cual es ilegal o cruzar la línea amarilla en contramano y hasta ocasionar un choque fatal.

De hecho, las estadísticas no mienten y lo mismo sucede en la ruta 56 que lleva a Pinamar. Es hora de al menos proveer dos carriles por mano a la ruta 11 y hacer de ella un camino más seguro. Es simplemente mi punto de vista al transitarla y no comprender cómo a pesar de los riesgos ... hay gente apurada para estar de vacaciones.

Juan José de Celis

A diferencia del significado de la inmortal metáfora de Spinetta, decir hoy "rutas argentinas hasta el fin" es una virtual invitación a la desgracia. Los casos de caminos que ofrecen un viaje con único regreso al cementerio son infinitos.

Uno de ellos es la intersección de las rutas 7 y 30 en el partido de Chacabuco, a la altura del kilómetro 207 de la primera vía, por la cual se llega hasta Mendoza para conectar con Chile.

El argumento sobre la demora en la reparación de tres cráteres asesinos parece basarse en una cuestión de jurisdicción por un par metros. Cualquiera de los intendentes de la región puede dar fe de la peligrosidad de esos verdaderos agujeros negros. Los caminos y la seguridad vial son pilares de las reglas de la competitividad que alientan inversiones y protección de la vida en todo el planeta. Evidentemente, esas bocas abiertas de par en par y su convite a la tragedia no contribuyen a ninguno de esos objetivos. Salvo que sean un incomprendido ejemplo de la "profundización" del modelo.

Luis Tarullo

La inmensa tragedia del boliche Kiss
En relación con el incendio de el boliche Kiss y la desgracia que golpea a Brasil, las autoridades del gigante latinoamericano se ponen a prueba. El lugar donde perdieran la vida más de doscientos de nuestros pibes (son hermanos latinoamericanos) no estaba habilitado (o se hallaba "provisoriamente" autorizado), tenía una salida que habría sido cerrada por la seguridad del lugar, la ayuda, una vez iniciado el siniestro, no habría sido la que correspondería a este tipo de desastres, etc. etc.

Si se adjudica la responsabilidad de lo sucedido a la "banda musical" que actuaba y se investiga superficialmente la actuación de los organismos de control estatales, el destino de Brasil estará marcado: será uno más de los Estados de nuestro continente en donde a través del "relato" se trata de disfrazar la debilidad institucional de esas "democracias" ante el camino que han elegido: la dependencia. Si, en cambio, se actúa enérgicamente desde lo administrativo y judicial ante la evidente y "llamativa" inacción y pasividad de los controles correspondientes ante el incumplimiento de la ley por parte de los "dueños de la noche" de Santa María, se habrá demostrado que Brasil recorre el camino de una potencia esclarecida en cuanto a su destino, líder en nuestro continente.

La reacción de su presidenta ante la tragedia, suspendiendo sus actividades programadas para hacerse presente en el lugar, condoliéndose y quebrándose ante tantas muertes jóvenes, resulta un indicio claro en éste último sentido. Ojalá actitudes como éstas fueran imitadas en otros países de la zona. Y lo digo con dolor como argentino ante tanta desgracia vivida por nuestro pueblo en estos últimos años (Cromañón y Once), coronadas por la casi total falta de respuesta por parte de los verdaderos responsables de las mismas.

Luis Carzoglio

Un ascensor que no anda y una tumba sin visitas
Tengo 87 anos. El pasado mes de junio perdí a mi compañera de toda la vida, luego de 65 años de matrimonio. ¡Cómo me gustaría poder visitar su tumba! Contarle cuánto la extraño, llevarle noticias de nuestros hijos y nietos. Lo deseo tanto, pero me resulta imposible. Los ascensores que llevan al subsuelo de la galería número 16 del Cementerio de la Chacarita no funcionan y yo, con mis débiles piernas, no puedo subir ni bajar escaleras.

Comprendo que la negativa de las autoridades nacionales a cumplir con la coparticipación federal asfixia las finanzas porteñas, pero tal vez algún funcionario pueda ocuparse de la reparación de los ascensores. Se lo agradeceré de todo corazón.

Eduardo López

Fuente: Clarin

›› Sitios amigos

Buscar en el sitio Buscar en el sitio

Más notas

©2011 - www.resistenciahuemul.com.ar - Todos los derechos reservados