Home
Contacto Suscripción

Corrupción

El contador de Báez también le cobró comisiones al Banco Nación

Obtuvo ganancias millonarias cuando contrató todos los seguros de las firmas del empresario con la entidad.

Comodoro Py. Pérez Gadin, el contador de Báez, en los tribunales, donde declaró el viernes/ARCHIVO CLARIN

POR NICOLÁS PIZZI

19/05/13

A Daniel Pérez Gadín, un amante de los autos importados y de los habanos, le costó ganar la confianza de Lázaro Báez. Pero una vez que lo logró, no paró de escalar posiciones. Se convirtió en su "cerebro financiero". Con semejante poder, se ocupó de todos los negocios del dueño de la obra pública en Santa Cruz, y de los propios también. El rubro de los seguros fue uno de sus blancos predilectos. El contador, cuentan desde su entorno, l ogró hacerse de millonarias comisiones cuando todos los seguros de las empresas de Báez se mudaron al Banco Nación. Clarín pudo reconstruir parte de esa trama.

El banco que dirige el kirchnerista Juan Carlos Fábrega fue al rescate de las empresas de Báez cada vez que lo llamaron. Con el tiempo, apareció una condición para el financiamiento: el traspaso de la enorme masa de seguros a Nación Seguros. "Se pasaron desde ART, seguros de caución, de autos, camiones, maquinaria, etc. Estamos hablando de una empresa de 4.000 empleados. Eso justificaba, en parte, los créditos que iban directamente desde la casa central hasta las cuentas de Austral", contó una fuente que trabajó junto al misterioso contador.

La cartera de seguros estaba repartida hasta entonces entre otras aseguradoras como Antártida, La Holando o La Buenos Aires. En poco tiempo quedó en manos de Nación Seguros, conducido por un amigo de Máximo Kirchner, Juan Carlos Forlón. Ese joven funcionario, definido como un camporista atípico, tiene peso propio dentro la entidad a tal punto que se lo menciona como el sucesor de Fábrega. Antes comandó "Garantizar", la Sociedad de Garantía Recíproca (SGR) del Nación, una herramienta financiera muy poderosa. En Río Gallegos, su ciudad natal, aseguran que tiene relación con uno de los hijos de Báez.

El traspaso de los seguros, por sí mismo, no fue ilegal.

De hecho operadores del sector bancario admitieron que es "tradicional" tras un rescate financiero como el que recibieron las empresas de Báez. Pero Pérez Gadín lo transformó en un negocio personal. "Eligió a dedo a los brokers y se quedó con millonarias comisiones", denunció un ex ladero del contador, que tenía su oficina en San Martín al 900, y el año pasado se mudó al lujoso Madero Center, desde donde podía observar la enorme pileta del complejo. Llamativamente, esa oficina todavía no fue allanada por la Justicia. Tampoco se hizo una inspección en la sede de las empresas de Báez, en Pasaje Carabelas al 200.

"La figura del asesor de seguros en estos casos se torna innecesaria, porque ya estaba predeterminada la compañía", explicaron en una aseguradora premium. Los brokers cobran su comisión sobre la prima fijada. Vale como un ejemplo solo un caso. El 29 de junio de 2011, las empresas de Báez firmaron un contrato con Nación Fideicomiso por $350 millones. El texto detallaba que se cedía "la totalidad de los derechos que los cedentes posean en calidad de beneficiarios de pólizas de seguro contratadas en virtud de los Contratos de Obra referidos en el punto precedente. El monto total de la cesión asciende a la suma de $122.668.650,16". "Con esa suma fija asegurada, la primera debería rondar el 0,5% y la comisión un 30%, o sea unos 200 mil pesos", detalló un asesor en seguros.

No fue el único desahogo financiero para Báez. En 2009, Kank y Costilla recibió un crédito de $15 millones que se incrementó hasta $124 millones. Luego, Austral sumó $111,6 millones.

"Técnicamente, ellos pierden plata; la ganan con la negra", graficó el valijero Leonardo Fariña para explicar supuestas pérdidas del conglomerado.

 

Fuente: Clarin

›› Sitios amigos

Buscar en el sitio Buscar en el sitio

Más notas

©2011 - www.resistenciahuemul.com.ar - Todos los derechos reservados